Climatización en negocios
22 enero, 2018
Las chimeneas de gas
7 febrero, 2018
Mostrar todo

Cómo purgar tu radiador

Purgar los radiadores e una práctica útil y muy importante para mejorar el rendimiento de nuestro sistema de calefacción. Debe hacerse con todos los radiadores de la casa, y consiste en sacar el aire que se genera por el oxígeno del agua que circula por las tuberías y que obstaculiza el paso del calor. De no hacerlo, este aire se acumula e impide un correcto funcionamiento del radiador.

Existen radiadores con purgador automático, pero si no es tu caso, tranquilo, que vamos a explicarte cómo purgar tu radiador.

Es importante que abras el purgador poco a poco. Este suele estar en la parte superior del radiador, en un lateral. Puedes ayudarte con un destornillador o con la llave del radiador para manipularlo. Lo siguiente es apretar el tornillo haciendo presión, y verás cómo empieza a salir el aire. Coloca un recipiente debajo del purgador, pues también suele expulsarse algo de agua junto con el aire y así evitaras que gotee al suelo. Cuando compruebes que deja de salir aire y lo único que sale es agua, deja de apretar el tornillo y cierra la llave del purgador.

Recuerda que debes hacer este proceso con todos los radiadores de la casa, para garantizar un correcto funcionamiento del sistema de calefacción y que todos tus radiadores calienten por igual.

¿Cómo saber si tu radiador necesita una purga? Enciende la calefacción y comprueba la temperatura con la mano. Si la parte superior se encuentra más fría que la inferior es que necesita una purga.

Un consejo es empezar a purgar los radiadores que se encuentren más cerca de la caldera, para seguir con el flujo natural del agua.

Esperamos que esta pequeña guía te haya servido de utilidad.